fbpx
Ciática en el Embarazo

La ciática en el embarazo es tan frecuente que termina provocando una confusión en su nombre; es decir, las mujeres en períodos de gestación no sufren de problemas de dolor de ciática, sufren del síndrome piramidal o de pseudo-ciática. Para entender bien este tema, en nuestro blog de Aldonza, te comentamos que significa el término ciática en el embarazo y el por qué su confusión en síntomas.

Alrededor del 30% de las mujeres en el mundo, llegan a sufrir problemas relacionados al síndrome piramidal durante el embarazo y que se manifiesta con dolor en parte baja de la espalda, dolor en los glúteos y hasta calambres u hormigueos en alguna de las piernas.

Durante el embarazo
Compresión del nervio ciático
¿Por qué?

En la ciática propiamente dicha, la compresión del nervio ciático pasa a nivel vertebral. El dolor se origina en la columna vertebral y se propaga por la parte posterior de la pierna. La ciática generalmente se manifiesta en un solo lado del cuerpo, pero también puede afectar ambos lados. (1)

El aumento de peso durante el embarazo provoca un cambio en el esquema corporal de la mujer, hablamos pues de que el peso del útero se coloca sobre la parte superior de la pelvis lo que repercute directamente en la posición del esqueleto, aumentando la tensión en los ligamentos y músculos de esta zona.

En la parte posterior de la pelvis se localiza el músculo piramidal y por debajo de él, pasa el nervio ciático. Este músculo en su mayoría es el responsable de la compresión sobre el nervio ciático.

¿Qué hacer para reducir el dolor de ciática en el embarazo?

En teoría, la fisioterapia nos indica que nunca debemos comenzar a mitigar el dolor de ciática desde el músculo piramidal, que como vimos, es el causante del dolor. Debemos pues empezar desde las zonas alejadas del cuerpo como lo son cuello y pies.

Algunos ejercicios de estiramientos son recomendados, te compartimos un vídeo que seguro te ayudará.

¿Presentas este padecimiento en tu embarazo? no olvides siempre visitar a tu fisioterapeuta antes y después del parto.

Fuentes

(1) Mayo Clinic

 

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos sólo son requeridos *

X